Horario: Lunes-Viernes 8:00-18:00

Experiencia

Mano Magnética Azul

Mano Magnética Azul

Sanación, Realización

 Son 13 días donde se nos invita a conectarnos con nuestras emociones más profundas, con el sentir real de la sanación, del conocimiento interior y de la realización a través de lo más profundo que habita en nosotros.

La mano es un sello de color azul, y está relacionado con la sanación, para los mayas, los sellos de color azul están implícitos en la parte emocional… en la parte más profunda del sentir. No las emociones intempestivas (esas de un momento al otro como la risa, el enojo, la rabia, la angustia, etc.) sino emociones que nos hacen entrar en un estado de introspección, a reconocer que es lo que está pasando en el interior de una manera más meditativa y consciente… tenemos que explorar internamente para saber qué es lo que sentimos realmente.

La mano, aunque tiene concepto de sanación, su objetivo principal no es que se restablezca el equilibrio físico como tal, ya que para eso hay que activar otras energías para despertar a nivel corporal.

Con este sello entramos a un nivel emocional. Si somos coherentes con esa emoción sin determinarla como buena o mala entraremos en un estado de consciencia que nos permitirá realizar las acciones correspondientes a esa emoción que estamos percibiendo.

La mano, es un sello que tiene múltiples capas para poder llegar a ese nivel profundo de sanación.

La sanación llega cuando aceptas lo que te está sucediendo y de ahí se empiezan a derivar muchas cosas, ya que cuando estás sano se generan acciones constructivas para con tu ser, cuidarse más y a conocerte realmente más.

CONOCER es la acción que nos lleva la MANO, no por la experiencia como los sellos rojos, sino conocerte a vos, que es lo que te pasa, que sientes, que te gusta y que te desagrada, que te motiva y que no, que te da temor, y eso se observa para comprender lo que me sucede y ahí me voy conociendo, cuanto más me conozco más sana o sano estarás porque se entra a un nivel de aceptación sumamente importante, y cuando eso sucede se ven los equilibrios físicos de manera muy notoria. De esta manera, reconoceremos más fácil los mecanismos para comprender lo que el cuerpo manifiesta.

Estos 13 días, representan 13 preguntas que nos orientan a concretar la misión y objetivo de estos 13 días.

Para comenzar, primero es indagar cómo nos sentimos… ante la vida, al amor, a la existencia misma, a lo que dejamos de hacer, a lo que acepto, a lo que no acepto, a lo que hacemos, a cómo pensamos.

Como propósito:

Esta onda invita a que nos conectemos, a que empecemos a sentirnos. El fin de estos trece días consiste en atraer la sanación, que te conozcas para poder realizar acciones constructivas y coherentes con tu propio sentir más profundo.

Desde ese momento, entendemos que en esta onda o cuando se nos acerquen personas que son de esta onda encantada es una oportunidad para observar esa sanación, eso que “yo” necesito reconocerme.

Lo más importante es conocernos!

A veces creemos que cumplir un determinado objetivo, sueño o proyecto es lo que venimos a realizar, pero cuando sentimos que algo nos sigue faltando, como que no es lo que anhelamos, quiere decir que algo falta por sanar. Porque cuando sanas la materialización es instantánea, pero todo tu ser tiene que estar en la conexión de la realización interna y en eso no hay engaño ya que se siente una desconexión y se nos pide más, y tiene que ver con los procesos que gestamos en la vida.

Una mano, debe conocerse en cada etapa de su vida, ya que eso que realizamos puede que no sea el gran propósito que tienes.

El alma, como parte del juego, le gusta descubrirse y por eso pasamos por etapas. Y la mano nos ayuda, en esta onda sobre todo, a saber cómo te vas sintiendo internamente.

La vida nos va revelando lo que necesitamos día a día para ir realizando de a poco de acuerdo al sentir.